Queso fresco. Receta casera

Acompáñenme a preparar queso fresco mexicano casero. Tan rico y tan fácil de preparar que se preguntarán ¡Por que no lo habían hecho antes!

Suave y esponjoso, este quesito será el complemento ideal para todos tus antojitos mexicanos. Y lo mejor de todo es que no tiene desperdicio; con el suero que te sobre puedes hacerte unos ricos bollos para el desayuno.

¿Qué es el Queso Fresco?

El queso fresco mexicano es un queso suave, blanco y de textura esponjosa y blanda. Se prepara principalmente con leche de vaca y algunas veces con una mezcla de leche de cabra y vacuna.

Es un producto lácteo muy usado en la cocina mexicana y acompaña infinidad de platillos; desde los clásicos antojitos mexicanos hasta platos más tradicionales y elaborados como las enmoladas.

Este queso es perfecto para preparar unas deliciosas enfrijoladas o quizás también unas crujientes tostadas de pollo. Personalmente me encanta ponérselo a los espaguetis con chile poblano o usarlo también para rellenar unas entomatadas. Cualquier cosa que elijan les aseguro que enriquecerá el sabor de sus platillos.

Como conservar

Siendo un tipo de lácteo fresco no es muy fácil conservarlo por largos periodos de tiempo. Mi consejo es que lo consuman en el transcurso de 3-4 días máximo siempre y cuando lo tengan siempre bien refrigerado.

¿Se puede congelar?

¡Si! El queso fresco se puede congelar. Yo normalmente lo hago en porciones pequeñas para descongelarlo conforme lo vaya necesitando.

Pueden cortarlo y envolverlo en papel para hornear o en film de cocina. Luego, cuando lo necesiten lo ponen a descongelar unas horas antes dentro del refrigerador y listo, lo usan normalmente en sus platillos.

Ingredientes para hacer queso en casa

LECHE – Si pueden conseguir leche sin pasteurizar sería lo ideal. Si no, la leche entera del supermercado es también una buena opción. Lo que si no les aconsejo es de usar leche baja en grasas o leche vegetal. Si quieren hacer queso vegano esta no es la receta apta para ello.

YOGURT – Entero, de preferencia del tipo Greco. Si no lo tienen pueden omitirlo y usar una cucharada extra de vinagre o unas gotas de limón (unas 2 cucharaditas).

VINAGRE – De preferencia de manzano o también pueden usar otro tipo como el de vino blanco por ejemplo. Vinagres aromatizados (como el bálsamico) no son aptos.

SAL – La que tengan a disposición.

Utensilios

Una olla grande donde quepan 4 litros de leche (o la cantidad que vayan a usar).

Un térmometro. Si no lo tienen no hay problema pero asegúrense de estar bien atentos a cuando la leche esté a punto de hervir.

Un cuenco grande donde irá gran parte del suero que descartarán.

Una tela fina y un colador para separar el cuajo del suero. Una servilleta de cocina puede funcionar, solo asegúrense que esté bien limpia y sea de algodón.

Queso fresco mexicano – Receta paso a paso

Poner la leche a calentar en una olla grande. Dejar calentar hasta que la leche esté a punto de hervor, esto es, entre 80°C y 90°C. Si no cuentan con un termómetro, notarán que la leche antes de hervir comienza a hacer burbujitas alrededor de la olla, ese sería el momento exacto que se llama «a punto de hervor».

Leche en una olla con el termómetro que indica 80°C

Apagar la flama y unir el yogurt. Mezclar por 10-15 segundos y dejar reposar un par de minutos.

Agregando el yogurt a la leche para preparar el queso

Agregar la mitad del vinagre y mezclar muy bien, dejar pasar otro par de minutos y finalmente agregar la última parte del vinagre, mezclando delicadamente.

Uniendo el vinagre de manzana a la olla

Se darán cuenta como la leche ya está completamente cortada y el queso se ha comenzado a formar separándose del suero. Ahora solo resta esperar una media hora a que se enfríe completamente. Nota importante: He notado que cuando no dejo enfríar totalmente la cuajada, el queso tiende a hacerse cremoso, por eso es importante dejar enfríar en su totalidad si desean un queso que se desmorone bien.

Cuajada de queso

Poner un colador encima de un recipiente grande y profundo (es donde irá a caer todo el suero). Acomodar encima una gasa o tela de algón limpia. Transferir la cuajada en el colador y dejar escurriendo por 15 o 20 minutos.

Colando el suero para hacer el queso

Exprimir delicadamente la tela con la cuajada hasta que tenga poco líquido.

Exprimiendo la cuajada para hacer queso fresco

Acomodar el queso en un contenedor y agregarle sal al gusto. Mezclar con una cuchara o usando las manos como si estuvieran amasando, pero sin excederse.

Mezclando con la sal en el cuenco y usando una cuchara de palo

Moldear el queso. Pueden usar uno grande o varios moldes pequeños, lo importante es que no aprieten demasiado para que sea más fácil desmoldar después.

Haciendo el queso con moldes de aluminio

Poner el queso en el refrigerado y dejarlo reposar una noche entera antes de consumirlo. Recuerden que siendo un queso fresco y sin conservantes, este deberá ser consumido en breve tiempo (3-4 días máximo).

Notas

Si la primera vez que lo hacen notan que les queda muy cremoso (casi como el de untar), puede ser por varios motivos, entre ellos que amasaron demasiado o que prensaron en exceso cuando lo pusieron en los moldes, incluso que la leche sea muy rica en grasas.

Pueden probar a omitir el yogurt si desean, agregando solo una cucharada más de vinagre y a poner atención al momento de amasar y moldear.

Que quede un queso exactamente como el mexicano lleva un poco de práctica. Las primeras veces tenderá a quedar cremoso, otras en cambio a quedar un poco desmigajado (como el requesón). Lo importante es el sabor, ya con la práctica podrán perfeccionar hasta que quede a su gusto y preferencia.

Queso fresco mexicano

740 gramos
Maricruz
Acompáñenme a preparar queso fresco mexicano casero. Tan rico y tan fácil de preparar que se preguntarán ¡Por que no lo habían hecho antes!
Prep: 5 min
Cook: 30 min
reposo: 12 h
Total: 12 h 35 min

Ingredientes
  

  • 4 lts (1 galón) de leche entera preferiblemente sin pasteurizar
  • 80 gr (⅓ taza) de yogurt natural entero del tipo greco
  • 160 ml (⅔ taza) de vinagre de manzana o vinagre blanco
  • Sal

Elaboración paso a paso
 

  • Poner la leche a calentar en una olla grande. Dejar calentar hasta que la leche esté a punto de hervor, esto es, entre 80°C y 90°C. (LEER NOTAS)
  • Apagar la flama y unir el yogurt. Mezclar por 10-15 segundos y dejar reposar un par de minutos.
  • Agregar la mitad del vinagre y mezclar muy bien, dejar pasar otro par de minutos y finalmente agregar la última parte del vinagre, mezclando delicadamente.
  • Se darán cuenta como la leche ya está completamente cortada y el queso se ha comenzado a formar separándose del suero. Ahora solo resta esperar una media hora a que se enfríe completamente.
  • Poner un colador encima de un recipiente grande y profundo (es donde irá a caer todo el suero). Acomodar encima una gasa o tela de algodón limpia.
  • Transferir la cuajada en el colador y dejar escurriendo por 15 o 20 minutos.
  • Exprimir delicadamente la tela con la cuajada hasta que tenga poco líquido.
  • Acomodar el queso en un contenedor y agregarle sal al gusto. Mezclar con una cuchara o usando las manos como si estuvieran amasando, pero sin excederse.
  • Moldear el queso. Pueden usar un molde grande o varios moldes pequeños, lo importante es que no aprieten demasiado para que sea más fácil desmoldar después.
  • Poner el queso en el refrigerado y dejarlo reposar una noche entera antes de consumirlo.
Notas
  • Si no cuentan con un termómetro, notarán que la leche antes de hervir comienza a hacer burbujitas alrededor de la olla, ese sería el momento exacto que se llama “a punto de hervor”.
  • He notado que cuando no dejo enfríar totalmente la cuajada, el queso tiende a hacerse cremoso, por eso es importante dejar enfríar en su totalidad si desean un queso que se desmorone bien.
  • Recuerden que siendo un queso fresco y sin conservantes, este deberá ser consumido en breve tiempo (3-4 días máximo).
  • Si la primera vez que lo hacen notan que les queda muy cremoso (casi como el de untar), puede ser por varios motivos, entre ellos que amasaron demasiado o que prensaron en exceso cuando lo pusieron en los moldes, incluso que la leche sea muy rica en grasas.
  • Pueden probar a omitir el yogurt si desean, agregando solo una cucharada más de vinagre y a poner atención al momento de amasar y moldear.
  • Que quede un queso exactamente como el mexicano lleva un poco de práctica. Las primeras veces tenderá a quedar cremoso, otras en cambio a quedar un poco desmigajado (como el requesón). Lo importante es el sabor, ya con la práctica podrán perfeccionar hasta que quede a su gusto y preferencia.
Plato recetas básicas
Cocina Mexicana

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating