Hace unos días, Tony, el dueño de uno de los puestos de verduras en los que compramos del mercado; me mandó con mi suegra una caja de tomatitos. Le diga que son dulces como cerezas -le dijo a mi suegra-.

Y estaba en lo cierto. La verdad es que estos pocos que quedaron y que preparé solo echándoles un poco de aceite de oliva, sal y tomillo fresco; se salvaron de milagro ya que la mayoría nos los comimos crudos, como si fueran cerezas. Dulces, frescos y perfectos para no sentirte en culpa por aquello de la dieta.

Antes Max llegaba a casa, después de estar en el supermercado; con una caja de helado, un pedazo de torta o un paquete de chocolate. Hoy en día llega con un bonito mazo de rabanitos.

Aqui las cosas son dos: O me quiere decir que ya basta de romper la dieta porque bajar solo un kilo en tres meses no es normal. O que sabiendo que me encantan los rabanitos no pudo dejar de pensar en mi cuando los vió tan bonitos en el mercado.

Los rabanitos me recuerdan México. Ayer entre bocado y bocado no podía dejar de hablar (como si comer no fuera suficiente para taparme la boca) y le repetía a Max:

¿Sabías que me encantan, verdad? ¿Te acuerdas como se los ponen a todos los antojitos en México? Los sopitos en Colima! ¿Te acuerdas?. Y el pobre que solo afirmaba con la cabeza y suspiraba como diciendo: Y ¿Cómo olvidarlo?

No puedo hacer a menos. Los rabanitos me recuerdan México y si un día les toca comerse unos conmigo seguramente les tocará también sorbirse toda la cantaleta de como se usan en México en todo, que si los sopitos en Colima, bla, bla,bla.

No. Digo. ¿En serio? ¿En serio necesitas una receta sobre como hacer un sandwich? :) ah-ah ¿Ya ves que no? Bueno, si no quieres receta pero lo que buscas es inspiración ¿Qué te parece poner un poco de ricotta en un contenedor, salar al gusto,  agregar hierbas frescas varias y luego un poco de rábanos rayados?  Mezcla todo con un tenedor y luego untalo sobre el pan tostado que gustes. Hummm…rico ¿Eh?.

Para los tomatitos asados basta que les pongas un poco de aceite de oliva, sal y cualquier hierba fresca. Hornealos a 200° por unos 10min.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.