El té helado con jengibre y limón es perfecto para estos días calurosos. No sé por sus lares pero aquí se ha desatado una oleada de calor tremenda que nos ha hecho beber más de lo normal para tenernos hidratados y contentos (a mi el calor me pone de MUY mal humor).

Y de vez en cuando el agüita sola no basta, entonces que mejor que un tecito frío con algo de sabor. Para endulzarlo pueden usar azúcar si es que lo prefieren muy dulce, o en su defecto endulzarlo con poca miel que -en mi opinión- quita más la sed.

Té helado con jengibre y limón

  • 5 bolsitas de té
  • 2 lt de agua
  • 40 gr de jengibre fresco
  • 2 limones
  • Miel
  • Hojas de yerbabuena

Cortar el jengibre en rodajas finas. Poner el agua a hervir en una olla. Apenas comieza a hervir poner las bolsitas de té y el jengibre. Apagar la flama, tapar la olla y dejar en reposo por 10 minutos (depende de cuanto fuerte les guste el té). Dejar enfríar.

Cortar un 3/4 de un limón en rodajas, exprimir 1/4 en una vasija y agregar miel al gusto (si van a usar azúcar es mejor disolverla en un poco del té), mezclar.

En una jarra poner las rodajas del limón, agregar el preparado de miel y verter el té usando un colador. Mezclar perfectamente y poner la jarra en el frigo a reposar por al menos 1 hr.

Triturar el hielo (o dejarlo en cubitos si se prefiere). Llenar los vasos, con el hielo, poner unas rodajitas de limón y algunas hojas de yerbabuena previamente lavadas. Llenar con el té y servir.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.