asia

Suzhou, China

Quisimos visitar Suzhou porque por todas partes te dicen que es la Venecia de Asia, pero a mi me pareció que no es así… Si bien la ciudad es limpia (como todas las que visitamos) y está cargada de atmósfera (sobre todo por las noches), la manera que tienen de manejar nos hizo que nos lleváramos un muy feo recuerdo (casi nos atropellan y cuando digo casi, creánme, yo me vi muerta ahí mismo). Pero bueno, les cuento lo bonito:

Tiger Hill:

Entrada 40¥/persona . Nos encantó, además que ese día había muy poca gente o quizás era porque fuimos ya un poco tarde (a eso de las 2pm) pero el lugar emanaba una tranquilidad impresionante, subimos la colina a nuestro paso y gozando de cada minuto de silencio y quietud. En lo alto de la colina encontrarán la pagoda Yunyan Ta la cual, para variar, la comparan con la Torre de Pisa (sigh!). A nosotros nos tocó presenciar ese día una especie de concurso de bailes tradicionales y la luz del atardecer creaba una ilusión I M P R E S I O N A N T E.

De ahí nos fuimos a querer visitar la Pan Men (puerta de pan) pero era ya muy tarde y no pudimos entrar. Queriendo regresar a nuestro hotel fué cuando casi nos matan, así que mientras nos recuperábamos del susto, pensamos en visitar otros lugares en los días siguientes.

humbles administrator garden
tiger hill

The Humble Administrator’s Garden:

80¥/persona la entrada. No nos gustó absolutamente pero espero que si ustedes lo visitan puedan encontrarlo más atractivo de lo que fué para nosotros. Para empezar nos pareció muy descuidado y como si no bastara nos tocó un día donde el turismo estuvo a tope y los guías con sus megáfonos simplemente acabaron con nuestra paciencia. Para no hablar solo cosas negativas de este lugar les puedo decir que la colección de bonsais es linda (algunos centenarios).

Humble Administrator's Garden

Humble Administrator's Garden

Humble Administrator's Garden

Pingjiang Lu:

Es una calle antigua a lo largo de un canal donde se puede pasear y entrar a los diferentes negocios de souvenirs y cafés (caros) que hay. Se puede también dar un paseo en barca por 150¥ los cuales pueden dividir con otras personas que quieran hacer el paseo (nosotros lo dividimos con una pareja de polacos a los cuales impresioné con mi retahíla de nombres de pueblos que íbamos a visitar -no se creían que me había aprendido los nombres!-).

Después de nuestro paseo en barca nos fuimos a comer y de ahí nos perdimos en las callecitas adyecentes al canal las cuales vale la pena visitar si se dispone de tiempo.

En esta calle tengan mucho cuidado porque si bien parece peatonal, no lo es en su totalidad ya que transitan normalmente bicicletas eléctricas y una que otra moto. Al ser muy estrecha se van a encontrar caminando la mayor parte del tiempo en fila para evitar ser atropellados.

Pingjiang Lu

Pingjiang Lu

Pingjiang Lu

Pan Men:

Si debo escoger un lugar que borre la tan mala impresión que me dió Suzhou diría que me quedo con la puerta de pan. No solo me impresionó su limpieza y tranquilidad sino que además la historia que la envuelve hace de este lugar algo mágico de visitar. Recomiendo de no irse de dicho lugar antes de la puesta del sol cuando la luz dorada da un toque de verdad mágico a todo.

Por un par de euros extras en el ticket de entrada pueden subir a la Pagoda Ruigan y admirar el paisaje de la ciudad.

Pan Men

Pan Men

Pan Men

Que comimos y donde dormimos:

En Suzhou nos hospedamos en nuestro primer hostel, el cual elegimos solo por la sencilla razón de que está posicionado a orillas de un canal en una zona bastante turística. Si tu intención es la de estar en un sitio tranquilo y con todos los servicios yo te aconsejo que no escojas este hostel, pero si deseas sentirte de verdad en China, despertarte con la ciudad misma y hacer parte de ella, ese es el lugar.
Suzhou by night

Por las mañanas eramos los únicos occidentales que se veían por la zona y caminábamos a las 7am buscando un café donde desayunar, para nuestra desgracia, esta zona despierta después de las 10am y con la panza vacía lo único que podíamos hacer es maravillarnos con el despertar chino.

Mamás que llevaban a sus hijos a la escuela en bicicleta, barrenderos que recogían los estragos de la noche, gente que se dirigía al trabajo en rickshaws, abuelas lavando la ropa en el canal… en nuestra búsqueda al tesoro (llámese desayuno) nos fuimos de bruces con una especie de mercado de barrio donde las palabras carnicería y verdulería tomaron otro significado, así también donde por primera vez pudimos ver como es realmente desayunar en China (o al menos en Suzhou).
Sunrise Suzhou

Sunrise Suzhou

Sunrise Suzhou

Por las noches, la zona cobraba vida en un carnaval de linternas rojas, luces y colores estridentes. Gente haciendo filas enormes para dar un paseo en barca en las aguas del canal, fotógrafos y modelos codeándose con los turistas y cafés occidentales donde se podía uno desgañitar en el karaoke sin que a nadie le importase.

Para nosotros, fué todo un acierto el hospedarnos ahí y ponerle pegas al hotel solo por sus escarsos servicios no servirá de nada puesto que no nos alojamos por esa razón, así que es decisión de ustedes si quieren pasar por alto la alfombra vieja y sucia de los pasillos, el que no sirvan desayuno si no reservas (aún cuando haya personas desayunando dentro y como 100 mesas vacías) y lo carísimo de la lavandería. La atmósfera que se respira por las noches valdrá la pena.
Suzhou by night

Sobre el comer no podemos decir mucho puesto que Max no come pescado y yo soy un poco quisquillosa también, teniendo en cuenta que los restaurantes sirven en su mayoría solo pescado de agua dulce…bueno, pues decidan ustedes (se encuentran también otros platos, pero nos vimos mucho en dificultad cuando en los restaurantes el personal no hablaba inglés y los platillos estaban escritos en mandarín).

*Las máscaras de la foto estaban justo afuera de nuestro hostel, lo que les da una idea de la ubicación. La foto con las mesas es de la misma calle, apenas después de las máscaras y es donde cenábamos casi todas las noches, la propietaria es una chica gentilísima que cuando supo de las penas que pasábamos por las mañanas para desayunar se ofreció a abrirnos su local temprano solo para que desayunáramos! Por las noches, después de estar todo el día caminando era un verdadero placer ir a su local y sentarnos a tomar una cerveza que ella misma nos servía con una sonrisa que no le cabía en la cara.

El hostel se llama Royal Garden Inn, pueden encontrar más información en TripAdvisor.

Suzhou vegetables vendor

IMG_7618

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply