Amatrice es un pueblito que está en la región de Lazio (centro de Italia), aunque se dice que cuando se inventó esta receta geográficamente estaba en Abruzzo (la región vecina) y que fueron los numerosos pastores los que sin tener otra cosa a la mano que guanciale (un tocino hecho con cachete de cerdo), pecorino (queso estacionado hecho con leche de oveja) y spaghetti  y en las largas jornadas fuera de casa, preparaban esta receta, misma que ellos llamaban Gricia.

Cada agosto en Amatrice hacen la feria del Spaghetti (La Sagra degli spaghetti all’Amatriciana) en la cual se degusta esta riquísima salsa en cualquiera de sus variantes.
Con el tiempo y la llegada del tomate a europa, la receta se adaptó, agregándoselo y haciendo de ello una salsa más condimentada. Esta receta es hoy en dia uno de los típicos platos romanos, pero si un día se encuentran por estas tierras yo les recomendaría visitar Amatrice (no muy lejos de Roma) y degustar este plato en el pueblo donde tiene sus origines.
A continuación les pongo una lista de curiosidades acerca de esta receta:

  • Aunque si en la mayor parte de las recetas que encontrarán en internet el uso de bucatini (un tipo de pasta hecho a forma de cañita para sorber) es bastante común, son los spaghetti los verdaderos protagonistas de esta receta, tan es así que a la entrada de Amatricia los letreros dicen: Amatricia, pueblo de los espaghettis.
  • Una de las variantes que prefiero (viviendo en Roma) es la que lleva cebolla, le da un sabor muy especial en mi opinión, pero pueden prescindir de ella ya que la receta original NO la incluye.
  • En Roma tienen por costumbre agregar el pecorino hecho en esta región, lo que sin ser una gran variante, para los que hemos probado el hecho en Abruzzo si que sentimos la diferencia ya que el famoso pecorino romano tiene un sabor más fuerte.
  • En algunas regiones del norte, usan panceta en lugar de guanciale, lo que sería el equivalente a utilizar agua en la preparación de un pastel en lugar de leche, queda igualmente rico, pero el sabor es muy diferente.
  • Igualmente usan parmesano en lugar de pecorino lo cual -en mi opinión- arruina completamente la receta.
  • Contrariamente a lo que se piensa, no todas las salsas italianas llevan ajo y esta es una de ellas.
  • Lo mismo va para la pimienta, los puristas rebaten que en la receta original no va esta especia, asi que lo dejo al gusto de cada persona. Yo lo que hago es poner un molinillo de pimienta en la mesa, asi cada quien se la puede agregar recién triturada si lo desea.

 

En esta receta le he agregado la cebolla, porque en casa nos encanta con esta variante, pero como ya mencioné antes, en la receta original no va, asi que lo dejo al gusto.

  • 250gr de espaghetti
  • 2 lonchas de guanciale de 1cm de espesor, cortadas a tiras pequeñas. (1)
  • 1 lata de tomates a pedacitos, sin semillas. Pueden hacer su propia salsa con tomates frescos, pasados en agua caliente, pelados, sin semillas y luego cortados a pedacitos finos.(2)
  • 1/2 cebolla a pedacitos.
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 2 chiles (peperoncini) desmenuzados.
  • Aceite extravirgen de oliva, si se desea.(muchos prefieren no usar aceite ya que el guanciale suelta bastante grasa, pero a mi gusto el sabor del aceite enriquece en mucho el resultado final).
  • Pecorino (queso estacionado de oveja).
  • Sal
  • Pimienta fresca si se desea.

En una cacerola (3) poner un poco de aceite  y freír el guanciale con la cebolla y el chile (peperoncino). Cuando la parte blanca del guanciale esté transparente agregar el vino y dejar evaporar. Agregar el tomate y salar al gusto. Dejar cocinar por alrededor 20 min. a fuego bajo(4). Mientras tanto cocer la pasta muy al dente, escurrirla y agregarla al jugo mezclando muy bien todo y dejando cocinarse por uno o dos minutos para que termine la cocción. Servir y agregar pecorino al gusto y pimienta recién triturada si se desea.
Buon apetito!

 

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.