El nombre de esta sopa es debido al sabor de la misma que recuerda mucho al chicken pot pie, clásico platillo inglés del que al día de hoy sigo enamorada y lo consumo cada vez que voy a Londres o puedo. Llena de sapor, cremosita y super fácil de preparar, esta sopa es un verdadero comfort food para esas noches frías de las que todavía estamos teniendo en esta parte del hemisferio. Yo la serví tal cual en tazas y mientras nos veíamos un episodio de la última serie en cuestión arropaditos en la cama. Ustedes si gustan pueden acompañar con galletitas cracker o pancito tostado, sin duda perfectos ambos para este plato.

Sopa de pollo pot-pie

Ingredientes (2 personas):

  • 200 gr de pechuga de pollo
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla pequeña
  • 150 gr de coliflor
  • 60 gr de chícharos congelados (guisantes)
  • 1 tallo de apio
  • 1 cda. de harina
  • 200 gr de crema
  • 30 gr de mantequilla
  • Sal y pimienta

Preparación:

Preparar las verduras: Mondarlas y cortarlas como prefieran (cubos, rebanadas, trozos, etc.)

En una cazuela profunda derretir la mantequilla y sofreír por pocos minutos la cebolla. Agregar el caldo de pollo y llevar a ebullición (si el caldo no tiene sal, agregar). Agregar el pollo, los chícharos y las demás verduras, dejar cocer hasta que el pollo esté tierno con la cazuela descubierta para que evapore un poco el líquido pero cuidando que los ingredientes estén siempre cubiertos de al menos un cm. de caldo.

Quitar el pollo con unas pinzas, ponerlo en un plato y dejarlo enfríar ligeramente, sacar media taza del caldo y dejarlo enfríar completamente. Desmenuzar el pollo y regresarlo a la cazuela con las verduras. Agregar la crema, ajustar de sal y pimienta. Disolver la harina en la media taza de caldo, agregarla a la sopa y dejar que espese al gusto.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.