Patatas y hongos son una guarnición muy apreciada en Italia y que no falta en la mesa familiar todos los otoños. Este platillo es versátil -puede servirse como guarnición, como entrada o incluso como platillo único-, es económico -si se preparar en época de hongos-, es de una fácil y rápida preparación -cualquiera lo puede hacer, sin necesidad de ser un experto en la cocina-. Por esta y otras razones mi familia adora este platillo que entre otras cosas no tiene una receta 100% tradicional sino que cada familia y cada región prepara su propia versión.

En la receta que yo les propongo pueden utilizar cualquier tipo de hongos, como champiñones, boletus (porcini), chantarelas, armillaria, etc. Las patatas hacen una combinación perfecta y queriendo se pueden agregar otras verduras como brócoli o coliflor.

Hongos y patatas salteados

Ingredientes:

  • 200 gr de hongos chanterelas
  • 200 gr de hongos armillaria
  • 300 gr de patatas
  • 1 manojo de cebollitas
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

Limpiar perfectamente los hongos. Trocear los más grandes (en este caso los chanterela) y dejar enteros los más pequeños (armillaria). Reservar.

Lavar las patatas, pelarlas y cortarlas en trozos pequeños. Mondar las cebollitas.

En una sartén calentar un poco de aceite de oliva, agregar las patatas y las cebollitas y salpimentar. Cocinar moviendo constantemente por 2-3 minutos a fuego medio poniendo atención a que no se peguen las patatas al fondo de la sartén.

Agregar los hongos, primero los armillaria y dejar cocinar por 3 minutos, luego los chanterela y ajustar de sal y pimienta.

Tapar la sartén y bajar el fuego al mínimo, dejar cocinar moviendo de vez en cuando hasta que todo esté perfectamente cocinado. Los hongos que usamos en esta receta son perfectos para saltear, pero si ustedes usan otro tipo (por ejemplo champiñón) y dejan salir demasiado líquido, destapar la sartén y dejar que evapore sin mezclar demasiado para que no se deshagan las patatas.

Lavar perfectamente el perejil, secarlo y picarlo finamente. Agregarlo al preparado y mezclar muy bien.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.