>

¿Les ha pasado que a veces pasan meses sin probar un cierto platillo, postre, etc. Y luego van y ven las fotos de alguien y lo único que piensan en los siguientes días es: loquierohacer-loquierocomer-loquierohacer-loquierocomer?.
No hablo de un platillo muy elaborado o de un platillo de una fiesta especial, no. Hablo de algo tan banal como un simple cornetto o un croissant. De esos que apenas sacados del horno se te deshace en la boca y que en los días consecutivos son TAN buenos que piensas que si existiese un país llamado cornetto-landia te irías a vivir ahi ya mismo con todo y gato (y marido, claro).

Así me pasó a mi. Mientras le hacía su blog a Juanita tuve que buscar entre sus archivos algunas fotos para la cabecera y cuando vi la entrada de sus croissant se me encendió una lamparita en la cabeza y me dije: Yo quiero hacer cornetti!.

México tiene sus conchas que en honor a la verdad son ríquisima por la mañana sopeaditas en tu chocolate caliente, pero no tienen nada que ver con los cornetti, sino más bien parecen hechos con masa brioche. Francia tiene sus croissants que son tan versátiles que van bien con dulce o salado, pero aparte de mantequilla en cantidades industriales, no llevan huevo, ni aromas y casi nada de azúcar. E Italia…bueno, es que aqui hasta me gustaría incluír un redoble de tambores. Italia tiene sus cornetti. Esponjaditos, hojaldreaditos, con el dulce justo y MUY perfumados. Perfectos para mi gusto.

Los cornetti son esos que te venden en todos los bares para la colazione, simples o rellenos. Con mermelada, con crema pastelera, con panna montata, con ricotta, ¡con nutella!.
No puedes considerarte un verdadero turista si vienes a Italia y no pruebas los cornetti, no señor.

Ahora, digamos la verdad. Hacer cornetti no es cuestión de “te amaso y te horneo”. No. Se necesita tiempo, paciencia y una fuerza bruta (llámese marido, hijo, etc) para amasar en el caso no cuentes con una amasadora, pero el resultado, creánme, vale la pena.

Si eres de las que solo el pensar en hacer una masa hojaldre te pone en estado de estrés, piensa ahora que con los cornetti no solo debes hacer el hojaldre, sino que antes debes preparar la masa brioche y dejarla fermentar toda la noche. Así que mejor relájate y disfruta de la preparación de tus cornetti, verás que como mínimo un besito de parte de los que te quieren te llevarás de premio.

Antier por la noche preparé la masa brioche y ayer por la mañana la hojaldreé y horneé mientras Juanita y yo nos intercambiábamos emails de dietas y consejos. Ya. Comiendo cornetti y hablando de dietas. Muy coherente yo. Pero les prometo que me comí solo la mitad de uno y eso fué solo para probarlo :)

Cornetti italiani:

  • 525g de harina (275 de fuerza y 250 00)
  • 100ml de agua (depende de la absorción de la harina y del tamaño de los huevos, pero en promedio es eso)
  • 80g de azúcar
  • 70g de mantequilla suavizada
  • 2 huevos
  • 17g de levadura fresca (esa de las panaderías)
  • 1 cdita de sal
  • 1 cda de rayadura de limón o de naranja (o una cdita de esencia de vainilla)
  • 220g de mantequilla para el hojaldre.
  • 1 huevo para pincelear

PREPARACION:

Por la noche antes de irte a dormir y mientras escuchas You Shook Me All Night Long y te mueves al ritmo de la música, deshacer la levadura en el agua, cernir la harina y poner todo (menos dos cucharadas grandes de harina) en la amasadora a velocidad 1 con el gancho hasta que se integre todo.

Agregar los huevos, el azúcar y seguir amasando hasta que se absorban. Aumentar la velocidad a 2 y amasar por alrededor de 10min o hasta formar la encordadura (perdón pero no sé si sea ese el nombre correcto, ver estas foto .)

Agregar el resto de los ingredientes, incluyendo las dos cucharadas de harina por último y amasar hasta que todo esté bien integrado y “encuerdado”, más o menos de 13-15min.
Poner en un recipiente grande, cubrir con plástico y meter al frigo por toda la noche.

A la mañana siguiente sacar la mantequilla del frigo, dejarla reposar fuera por 2-3min, ponerla entre dos trozos de film y pasarle el rodillo delicadamente hasta formar un rectangulo de más o menos 1/2 cm de altura. Sacar la masa y extenderla en un rectángulo, poner la mantequilla enmedio y hacer ‘el paquete’ como se muestra en la foto 1, 2 y 3.

Girarla haciendo que el dorso del paquete quede a la izquierda (foto 4). Presionar con los dedos las orillas del paquete (foto 5) y extender la masa en un rectángulo pasando delicadamente el rodillo. Envolver en film y poner a reposar en el frigo por 30-40min. *Primer doblez

Sacar del frigo y extender la masa en un rectángulo (foto 6). Hacer de nuevo los dobleces como explicado antes y poner de nuevo en el frigo por 30min (foto 7).*Segundo doblez.

Sacar del frigo y repetir el procedimiento teniendo siempre el dorso del paquete en la izquierda. Dejar reposar nuevamente en el frigo por 30min. *Tercer y último doblez

Sacar del frigo la masa y extender en un rectángulo de 15cm de ancho y 5mm de grosor. Cortar en triangulos (foto 8). Enrollar partiendo de la base hacia la punta y acomodar los cornetti en una charola cubierta de papel para hornear. Dejar reposar en un lugar tibio por 2 o 2 1/2hrs (en verano es menos). Calentar el horno a 220° . Batir un huevo y pincelear los cornetti delicadamente. Hornear por 5min a 220°, bajar la temperatura a 180° y hornear por otros 7min.

Comer sopeaditos en un café con leche o un cappuccinetto por la mañana.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.