Con calor o sin calor, esta limonada de fresas es algo tan simple y rápido de preparar que es imposible no proponerla. Bastan pocos minutos y poca fantasía -que a mí el calor me adormece las neuronas y evito en lo posible el ponerlas a trabajar en esta temporada del año-. La temporada de fresas ya casi termina pero aún se encuentran en los mercados y sin duda pueden hacer esta limonada sin problemas.

Oficialmente estamos en verano y aunque aquí en Roma estamos viviendo uno de los veranos más raros que recuerde, las ganas de cosas frescas de todos modos son las mismas que cada año. Y es que como siempre, tengo esta relación amor-odio con esta estación y para mantenerla balanceada procuro tener algo de delicioso y fresco en el refri al cual pueda echar mano cada vez que la parte -odio- se hace presente.

Limonada de fresas

4 -5 limones grandes
350 gr de fresas
Miel (o azúcar)
1.8 ml de agua

Cortar uno de los limones en rodajas, al resto sacarles el jugo con un exprimidor manual o eléctrico y ponerlo en una jarra. Agregar 2 cucharadas soperas de miel o 1/2 taza de azúcar (lo dulce es al gusto). Mezclar.

Lavar bien las fresas con abundante agua, quitarles el rabillo y licuar 250gr con un poco de agua. Verter el líquido en la jarra pasándolo por un colador y agregar el resto del agua. Mezclar bien y ajustar de dulce agregando mas miel o azúcar.

Agregar las rodajas de limón. Cortar el resto de las fresas en trozos, agregarlos en la jarra y poner en el refrigerador por 2 horas.

Servir con mucho hielo.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.