asia

Hangzhou, China

Hangzhou China

Para llegar a Hangzhou tomamos un autobús en Tunxi, a comprar los boletos nos acompaño Jane y nos ayudó también a comprar un par de tickets de tren que nos iban a servir más adelante y los cuales nos regalaron el peor viaje de nuestras vidas (más adelante les contaré el porque).

En Hangzhou teníamos ya hotel reservado (los del hotel en Shanghai se encargaron de todo) y luego de bajarnos del autobús tomamos un taxi hacia allá. El hotel resultó estar en una zona muy hermosa cerca del lago occidental y en el trayecto en taxi (el cual fué eterno dado el tráfico de esa hora) nos dimos cuenta de que estabámos ya en la “civilización”. De vacas, olor a estiercol, campesinos y todo lo demás no quedaba más que el recuerdo y debo decir que un poco me alegré, sobre todo al ver que la zona se parecía muchísimo a algunas zonas de Guadalajara, Jal. (México)…si, que cosas, yo que voy a China y me alegro de sentirme como en México, solo yo me entiendo.

Hangzhou China

Hangzhou ofrece mucho a quien lo visita, es una ciudad de jóvenes y hermosa. Desafortunadamente nosotros solo disponíamos de dos días para visitarla y el tiempo se portó un poco mal con nosotros ya que no nos permitió ver el sol en esos días y nos regaló mucha lluvia y niebla en su lugar. Aún y así, nosotros íbamos preparados con sendos impermeables que solo entonces pudieron salir del fondo de nuestras mochilas y los paseos a la orilla del lago con lluvia y todo fueron inolvidables.

Hangzhou China

Hangzhou China

Hangzhou China

Que comimos y donde dormimos:

En esta ciudad descubrimos la cadena de restaurantes llamada Ajisen la cual sirve noodles con un gusto muy alto de picante (si no les gusta el picante, mejor evitarlo) y el mejor arroz a la cantonés que haya comido en todo el viaje. En torno al lago encontrarán restaurantes y cafeterías para todos los gustos y en su mayoría tienen los menús con fotos del platillo y escritos también en inglés lo cual hace más fácil a la hora de ordenar.

Para dormir escogimos la misma cadena de hoteles en el que dormimos en Shanghai (SSAW), ellos mismos se encargaron de reservarnos todo (antes de nuestro viaje a Anhui) y aunque cuando llegamos nos dimos cuenta (con horror) de que se habían equivocado y nos esperaban hasta el día siguiente, nos resolvieron el problema en un dos por tres. La reservación incluía el desayuno y el precio de la habitación fué de unos 60€ a noche.

IMG_8208

 

Save

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply