Ya tengo por ahí la receta de guacamole que se hacía en mi familia, pero esta es otra de mis favoritas. No es ciencia ni nada del otro mundo, es como todas las recetas de familia que se hacen con lo que se tiene al momento y que se pueden quitar o poner ingredientes según el gusto de cada persona.

Esta versión no tiene tomate, ni cilantro, ni chiles verdes, per la base de ajo es infaltable y lo que -desde mi punto de vista- le da un sabor especial al guacamole. El punto fuerte de esta versión es la cebolla morada, que aparte el color hermoso que aporta (que la comida linda es más apetitosa) también da un sabor más picantito que el de la blanca.  Y bueno, para terminar están los chiles rojos -siempre frescos- que igual son un poco más picantes y dan un color intenso que contrasta perfecto con el verde del aguacate.

Guacamole casero v.2

  • 1 agucate maduro
  • 1 cebolla morada pequeña
  • 1-2 chiles rojos frescos
  • 1 limón (lime)
  • 1 diente de ajo
  • Sal

Poner un poco de sal en un mortero y el diente de ajo sin piel. Machacar hasta obtener una pasta (si es necesario agregar unas gotas de limón).

Cortar el agucate por mitad y eliminar el hueso. Rascar la pulpa con un tenedor y ponerla en el mortero. Machacar para hacer un puré.

Cortar el limón y agregar el jugo al aguacate.

Mondar la cebolla y picarla finamente, agregarla luego al mortero con los demás ingredientes.

Mondar los chiles y cortarlos en rodajitas, unirlos al guacamole.

Mezclar bien, ajustar de sal y servir con totopos.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.