Ya estamos en septiembre y yo escucho una vocecita en mi interior que no me deja en paz todo el día, duro que dale con:  Ya. Se acabó. Despídete del verano porque ya no hay más. No hay más tardes largas, no hay más cenas con los amigos en la terraza, no idas a la playa/lago, no caminar descalzas en la hierba mojada, no disfrutar de paseos por el malecón y basta de mojitos mi chava! te vas a volver alcoholica!.

Pero no es así! el verano aún está aqui por más de la mitad del mes y aunque si la vocecita esa no me da tregua, yo me hago la loca y la ignoro porque, hombre… difrutar de duchas en el jardín y un buen gelato es algo que todavía no quiero dejar de hacer.

Les tengo que contar muchísimas cosas pero ¿Saben qué? Mejor preparo un post con lo de mi segunda mitad del verano que todavía nos quedan algo así como 20 días de esta estación y aunque aqui las temperaturas ya bajaron considerablemente (gracias a Dios!),  yo no renuncio a un buen gelato.

¿Y ustedes? ¿Siguen disfrutando del verano? ¿Han regresado ya al trabajo, la ciudad y la rutina?

Gelato de moras:

  • 250grs de moras de campo (no valen las cultivadas porque no saben igual ;))
  • 300ml de crema (nata)
  • 700ml de leche entera
  • 1/2 taza de azúcar (la cantidad de azúcar depende mucho del tipo de moras que usen, las de campo son mucho más dulces y tienen más sabor que las cultivadas)
  • 1 cdita de escencia de vainilla

Lavar y secar las moras.  Poner la leche a fuego bajo y agregar el azúcar, mover hasta que se deshaga. Agregar la crema y seguir removiendo. Agregar 2/3 de las moras y dejar cocinar por unos 5min. Retirar del fuego.  Con el minipimer (o en una licuadora) procesar todo. Agregar la escencia de vainilla, revolver y dejar reposar hasta enfríar completamente.  *Si les da fastidio las semillitas de las moras, pueden pasar todo por el colador, a mi en lo personal me encantan y me dan una sensación de gelato artesanal, así que se las dejo siempre.

Usar la heladera de acuerdo a las instrucciones de su marca, agregar el resto de las moras una vez terminado de trabajar y amalgamar todo.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.