Las bolitas de pizza fritas son un delicioso entremés preparado con una masa de pizza formando una bola que encierra en su centro salsa de tomate y queso mozzarella. La cocción se realiza en aceite caliente, pero si se desea también se pueden cocer en el horno para una versión más ligera.

Estas bolitas de pizza pueden ser preparadas en varias versiones, por ejemplo con queso Provola y hongos, jamón y queso Caciotta, etc. Lo único que les recomendamos es de servirlas aún calientitas para que al momento de morderlas salga el queso derretido ¡una delicia!

Algo de tener en cuenta es que al momento de prepararlas no agregar mucha salsa ya que pueden abrirse cuando se están friendo. Y por último, si quieren una masa esponjosa y ligera lo mejor es respetar los tiempos de reposo de la misma.

Bolitas de pizza frita

Ingredientes:

  • 200 gr harina 00
  • 200 gr harina Manitoba
  • 10 gr levadura fresca
  • 300 ml di agua tibia
  • 60 gr de queso mozzarella
  • 200 gr salsa de tomate natural
  • 2 cditas. de azúcar
  • 50 ml aceite extravirgen de oliva
  • Aceite para freír
  • 1/2 cdita. de orégano seco
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta

Preparación:

Cortar la mozzarella en cubitos pequeños y dejarla escurrir dentro un colador.

En un vaso poner 100ml de agua, la levadura desmenuzada y el azúcar. Mezclar hasta que todo este bien integrado. Dejar reposar 10 minutos. Poner las harinas en el tazón de la batidora, agregar una cucharadita de sal y mezclar. Agregar el agua con la levadura y comenzar a amasar. Unir el aceite de oliva y el agua poco a poco hasta obtener una masa lisa y elástica. Cubrir el tazón con un paño limpio y dejar crecer la masa por al menos una hora y media o cuando haya doblado tamaño.

Mientras la masa reposa podemos preparar la salsa: Calentar una cdita. de aceite en un cazo pequeño, saltear por un minuto y agregar la salsa de tomate. Salpimentar y cocinar la salsa hasta que se reduzca y obtengamos una salsa densa y de color rojo intenso. Apagar la flama, descartar el ajo y agregar el orégano. Mezclar y dejar enfriar.

Quando la masa esté lista dividirla en bolitas de 40 gr cada una. Aceitarse un poco las manos y extender una bolita en la palma de la mano, poner media cucharadita de salsa de tomate y en el centro un cubito de mozzarella. Cerrar la bolita con cuidado uniendo bien las orillas. Conforme las vayan haciendo acomodarlas en una charola bien separadas. Dejar reposar las bolitas por 10-15 minutos.

Calentar abundante aceite en una sartén con los bordes altos o un cazo. Freír las bolitas sumergiéndolas bien en el aceite. Como vayan sacándolas acomodarlas en una charola con papel absorbente.

Llevar a la mesa cuando aún estén calientes, acompañando con la salsa de tomate que haya quedado.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.