Y llegamos a nuestra meta final. Beijing me pareció encantadora con sus enormes y limpias calles, policías en cada esquina y gente que a pesar de ser “de ciudad” no dejaba de ser hospitalaria y cordial. Visitar la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla son dos de las metas principales en esta ciudad.

Un consejo: Si toman guía para visitar la Gran Muralla eviten a toda cosa los viajes organizados en autobús, supe por varias personas que es una total pérdida de tiempo ya que primero te dejan muy poco tiempo para visitar la muralla y segundo, te llevan a pasar varias horas a mercados y tiendas de té donde el comprar -como ya sabemos- es casi obligatorio (en el sentido que viendo, pues se te antoja de todo).

Nosotros contratamos un taxista afuera de nuestro hotel que por aprox. 50€ nos llevó a Mutianyu, nos esperó unas tres horas y luego nos trajo de regreso a Beijing donde nos dejó en el mercado de las perlas, aunque debo mencionar que trató a toda costa (y nos llevó!) a una casa de té donde se estacionó y nos indicó (con señas y un inglés mocho) que entraramos “solo a ver”, obviamente nos negamos rotundamente y no le quedó más remedio que llevarnos a donde nosotros le habíamos pedido.

Durante el día visitábamos los lugares deseados (la Ciudad Prohibida, Plaza Tianmen, El Templo del Cielo, el Templo de Confucio, los Hutong, El mercado de las perlas, el mercado de la seda , Torre de la campana, Torre del Tambor, etc.) y por las noches salíamos a explorar los mercados nocturnos. En Beijing no hay tiempo para el aburrimiento.

 

IMG_8755

Forbidden City

Forbidden City

Forbidden City

Forbidden City

Temple of Heaven

Temple of Heaven

Temple of Heaven

Temple of Heaven

Temple of Heaven

Temple of Heaven

The Great Wall, China.

The Great Wall, China.

The Great Wall, China.

The Great Wall, China.

The Great Wall, China.

IMG_8889

Beijing City

Beijing City

IMG_8904

IMG_8919

IMG_8928

IMG_8939

IMG_8943

IMG_8946

IMG_8952

IMG_8955

IMG_8965

IMG_8968

 

No pudimos menos que disfrutar de una de las ciudades más pobladas del mundo y también una de las más antiguas. Visitar Beijing me dejó con muchas ganas de regresar a China y disfrutamos lo más que pudimos sintiéndonos siempre seguros por sus calles y viendo la gastronomía más “loca” que hemos visto jamás.

¿Te parece que comer perro es lo último que harías? Espera a que te ofrezcan escorpiones, tarántulas, culebras, gusanos, caballitos de mar, cienpiés y muchas otras “delicias” -como diferentes tipos de insectos impronunciables- que encuentras en los mercados nocturnos. Aclarando, nuestros estómagos no dan para tanto y nos tuvimos que conformar con probar el tan famoso pato laqueado a la pekinesa que es verdaderamente una delicia.

 

IMG_8820