Se acercaba el cumpleaños número 50 de mi esposo y yo tenía un viaje pendiente a la Tierra de las Sonrisas para un curso de cocina, así que el pretexto para visitarla era perfecto y allá me fuí, con la maleta ligera y la cámara lista para tratar de capturar los momentos más significativos.

Si bien tres semanas no bastan para conocer a fondo esa mágica tierra llamada Thailandia, en este post les traigo lo más destacado que vi(mos). Lo pongo medio entre comillas porque las dos primeras semanas me la pasé sola y luego Max me alcanzó para disfrutar juntos los últimos días y festejar su cumpleaños disfrutando de las delicias thais que nos ofreció Bangkok.

Viajar sola me ofreció otra perspectiva de la ciudad y me hizo dar cuenta que no tengo madera para mochilera. Nada de malo en ello, conocí a vari@s en este viaje y debo decir que ahora más que nunca les tengo una envidia tremenda pero no sé si sea mi edad o el simple hecho que hay quienes nacemos para estar siempre acompañados, el caso es que no me gusta viajar sola. No voy a hablar mucho del tema porque si no parece que fué una mala experiencia que nada más lejos de la realidad, solo voy a decir esto último: Disfruto más los viajes cuando tengo a mi compañero de viajes favorito conmigo.

Dicho esto, me gustó Tailandia, o bueno, creo sería más adecuado decir: de lo poco que conocí de este país. Y nada mejor para demostrarlo que hacerles ver las fotos y los recuerdos que me traje de allá.

Los templos

Entre paz e incienso
Wat Pho

Uno de los templos más hermosos y con más historia en Bangkok. Por las mañanas temprano y al caer la tarde el flujo de turismo es más relajado y se puede apreciar y tomar fotos sin que aparezcan personajes indeseados. A nosotros nos gustó mucho porque en algunas zonas estaba muy tranquilo y se podía pasear en soledad, algo que se aprecia mucho en la ciudad.

Este templo se encuentra muy cerca del Gran Palacio y normalmente la gente visita primero el palacio y de ahí se pasa al templo Wat Pho. El costo de la entrada es de 100 THB y la atracción principal es el Buddha reclinado.Para saber más acerca de Wat Pho leer aquí.

Wat Suthat y Wat Ratchanatdaram (Loha Prasat)

Loha Prasat fué otro de los templos que visitamos, con tan mala suerte que el techo estaba en restructuración y por tanto cubierto de redes y protecciones quitándonos las ganas de tomar fotos. La entrada cuesta solo 20 THB aunque es más bien una especie de donación que cada quien hace voluntariamente al entrar ya que no hay nadie que se encarge de cobrarte.

En Wat Suthat pudimos refugiarnos un poco del calor sofocante y es que 38° en sombra pesan mucho. Encontramos este templo perfecto, solo y tranquilo, creo era por la hora (apenas después de almorzar). Afuera del templo podrán ver también el Columpio Gigante (Giant Swing) que es una estructura muy curiosa construida en 1784 y mide 20mt de altura, vaya, muy grande.

Wat Suthat

Wat Saket

Visitamos Wat Saket (Golden Mount) una tarde poco antes de caer el sol, íbamos con la idea de que sudaríamos horrores para llegar a el puesto que se encuentra sobre una colina y hay que subir algo así como 300 escalones pero que ya les digo que son muy fáciles de subir y que el camino es tan atractivo, fresco y relajante que casi casi van a querer bajar inmediatamente para volver a subir.

En la parte más alta se encuentra la Stupa que en cierto periodo del año (creo noviembre) se viste de fiesta y deber ser hermoso. Estuvimos un buen rato allá arriba gozando el panorama, sintiendo la brisa fresca (que como se agradece!) y disfrutando del silencio.

La ciudad

Que hacer y a donde ir

Bangkok está tan llena de cosas por hacer que puede resultar agobiante, sobre todo si se tiene poco tiempo para visitarla. Siendo una ciudad tan llena de contrastes es imposible no encontrar algo que hacer, aún para los gustos más complicados.

Pasear por la ciudad

La actividad más económica y divertida es -en mi opinión- el perderse por las calles de una ciudad. Caminar al amanecer mientras la ciudad se despierta con su alba rosa, la gente que comienza su rutina comprando una sopa para desayunar con los vendedores ambulantes, negocios que abren. Caminar, caminar y caminar hasta que cae el sol y entonces maravillarse con las luces de la noche que hacen brillar cualquier ciudad, incluso aquella más humilde, figurémonos Bangkok.

El río Chao Phraya

Tomar el ferry más barato y pasear por el río es otra cosa que pueden hacer en Bangkok y que cuesta poco. Claro, hay también tours que tienen precios más elevados donde los llevan a la parte vieja de la ciudad, los llamados Khlongs of Thonburi y que los llevan allá donde los botes más grandes no pueden pasar y donde dicen es más auténtico el entorno. Puede ser, pero yo hablo de los ferry con bandera naranja, esos que por 13 THB (una nada, vaya) los pasea por todo el río.

Queriendo, se pueden bajar en una de las paradas y disfrutar del atardecer en alguno de los muchos restaurantes a lo largo de río -como hicimos nosotros algunas veces-, o tomar el ferry gratuito que los lleva desde el main pier hasta Asiatique para un paseo nocturno y una cena en un ambiente por demás festivo.

Khaosan Road

Dicen que es la meca de los mochileros. Yo estuve ahí solo por unas horas para acompañar a una amiga que tenía que comprar unas cosas y lo ví como una oportunidad de tomar un par de fotos pero a decir verdad no le ví nada de especial.

Una calle llena de hosteles, restaurantes y negocios de souvenirs. Seguramente con mucha vida por las noches y que la hace díficil para escogerla como punto de descanso (por lo ruidosa). Por la noche alcanza su máximo con las luces, gente por las calles, carritos de comida callejera y todo lo demás que implica.

Hicimos también un pequeño recorrido por una de las calles paralelas buscando un lugar donde comer y donde pude ver por primera vez como se da eso de los masajes al ver las tumbonas en plena calle con los masajistas en cuestión tratando de venderte unos minutos de placer a través del masaje Thai.

Chatuchak Market

Tres veces estuve en este mercado, las dos primeras acompañada de amigas y la última con Max porque no podía no llevarlo a comerse el helado de coco más sabroso de Bangkok.

Chatuchak Market es la meca del shopping low cost, si, porque comprar dos pares de pantalones de verano por algo así como 6 euros no se da en todas partes. Sobre la calidad, bueno pues es lo obvio: obtienes lo que pagas. No te esperes de encontrar cosas muy buenas por tan poco precio.

En Chatuchak encontrarán practicamente de todo, desde ropa, accesorios, electronicos, cosas para el hogar, curiosidades y como no, comida callejera. Yo iba a lo que iba: A comer. Y recorrí muy poco del mercado, las primeras veces lo justo para ubicar los negocios de artículos para la cocina (que era mi mayor interés) y la última precisamente a comprarlos (unos días antes de regresarnos a casa).

Aquí el calor es agobiante porque dentro solo muy pocos negocios tienen aire acondicionado y fuera, bueno, fuera está el sol. Lo que si es que regresaría mil veces con tal de comer el helado de coco más bueno que he comido en mi vida. Dicho helado te lo sirven usando el casco del coco al cual le han quitado la mayor parte de la pulpa (que usan para preparar el helado), luego lo sirven con varias cosas encima como elote cocido, semillas de chía, gelatina, cacahuates, etc,etc. es una DELICIA, el precio es de 30-40 THB dependiendo de donde lo compres.

Los parques

Oasis verdes en medio del caos

No hay un solo viaje que haga donde no visite un parque y es que para mi no hay mejor manera de relajarse y conocer la vida local que estos. Así que esta vez no podría ser la excepción y en vista de nuestra visita a Bangkok no podría dejar de conocer algunos de las áreas verdes más famosas.

Los parques en Bangkok son una perfecta via para escapar del caos de la ciudad. Es increíble como junto con los templos, apenas entras parece que estás en un lugar diferente donde la contaminación del smog y el ruido desaparecen como por arte de magia.

Algunos parques son tan particulares que te parecerá estar en otra ciudad, otros sin embargo ayudan a conocer un poco sobre la vida de los locales, tal como en otros lugares de Asia, la gente del lugar aprovecha los parques para hacer ejercicio, relajarse, pasear en bicicleta o simplemente para tomar una siesta.

Lumpini Park

Seguramente el más famoso parque de Bangkok, un verdadero oasis de tranquilidad y aire fresco -a menos que no vayan como yo, a eso de la 1pm-. Este parque es tan grande que a mi no me bastaron 3 horas para recorrerlo y es que se me ocurrió hacerlo a pié pero siendo ustedes más listos que yo, de seguro que se van y se rentan una bici para disfrutar de este lugar más cómodamente.

En este parque encontré dos cosas muy curiosas: La primera fué un verdadero y completo gimnasio al aire libre (bueno, una buena parte estaba cubierta, pero aún así, era un gimnasio en pleno parque). Ahí pude ver, de lejitos, claro, algunos de los bíceps y abdominales más sudorosos de la historia y es que levantar pesas a eso del medio día es algo muy serio.

La segunda cosa que encontré fué que los reptiles del tamaño de un pequeño cocodrilo se pasean como en su casa, bueno, es que es SU casa. Estos animales que de vez en cuando necesitan un baño en los riachuelos y lagos del parque no se intimidan y te pueden cortar el paso cada dos por tres, inmutables a tu espanto y sorpresa. Es que si parece que estamos en la jungla!

Benjakiti Park

Este parque me quedaba muy cerca de mi hotel (a solo una parada del BTS) y yo no perdía la oportunidad para visitarlo seguido. Es muy pequeño (comparado con Lumpini Park) a causa del lago que ocupa casi todo el espacio disponible. En todo caso es precisamente por lo pequeño que mucha gente lo ignora y prefiere irse a otro parque, haciendo de este un lugar mucho más tranquilo y relajado.

Chatuchak Park

Tres veces visité este parque pero no porque me gustara particularmente sino que simplemente al estar en la zona del mercado de Chatuchak es un punto imperdible si se quiere descansar un poco del caos de dicho mercado.

Muang Boran Ancient City

Aún no entiendo como esta atracción tiene tan poco auge en Bangkok, si bien la palabra “parque” le basta a uno como para no ponerlo en la lista de las cosas más importantes de ver en Bangkok yo recomiendo mucho ir a este lugar.

Muang Boran Ancient City, llamado también Ancient Siam es un parque, pero no un parque cualquiera, sino algo que los dejará a boca abierta por lo bello y representativo del lugar. Construído inicialmente como un campo de golf terminó siendo un museo al aire libre donde están representadas los monumentos más importantes del Reino de Thailandia, algunos en escala y otros en tamaño original.

Para llegar ahí tuvimos que tomar el BTS hasta Bearing y de ahí tomar un taxi (unos 150 THB). Al momento de este post Bearing era la última parada del BTS, pero la línea sigue en construcción por lo que probablemente dentro de poco tiempo habrá una que los deje más cerca.

El taxi los deja a pocos pasos de la taquilla donde tendrán que pagar un boleto un poco caro para los estándares de Bangkok (700 THB por persona, incluye una audio guía en inglés). De aquí tienen varias opciones para visitar el parque:

EN BICI (como hicimos nosotros). Es gratis su uso y si es estación de calor la cosa se pone a veces intensa, tanto que nuestras camisetas estaban tan empapadas de sudor que casi se podían exprimir. Hay que llevar agua, al menos una botella grande (no se preocupen, las bicis traen una canasta donde pueden apoyar sus cosas). Los caminos están muy bien arreglados y son fáciles de transitar. Muchas partes están sombreadas por los árboles pero aún así cuando el sol aprieta, no hay árbol que quite el calor.

En varios puntos del parque hay bicis, por lo tanto si quieren pueden dejar las que traen y seguir a pié, tomar el tram, etc. O incluso cambiar la bici en caso que lo necesiten.

CON TRAM. Incluído en el boleto, la salida es cada dos horas o así y funciona de la siguiente manera: Te subes apenas afuera de la taquilla, luego de unos 3 minutos te dejan en el primer punto de interés y se van, dejándote tipo 20 min a que visites el lugar, tomes fotos, etc. Terminado el tiempo pasa otro tram que te llevará a visitar otro punto de interés, te dejan otros 20 min. y así hasta que visitaste todo el parque.

Personalmente creímos que podíamos hacer esto primero y luego regresar con las bicis pero después de la primer aparada nos dimos cuenta de cuanto es limitante esto así que desistimos y regresamos a la entrada a coger las bicis.

EN GOLF CARTS. No tengo idea del costo pero creo es algo así como 150-200 (THB) la hora y por lo que vimos casi todo mundo decide de usar esta opción, me imagino que es por el calor tremendo que hace el paseo en bici un poquito pesado.

Visitar todo el parque les llevará varias horas, sobre todo si escuchan la guía, toman fotos, etc. Yo recomiendo de dejar un día entero para esta atracción. En el mismo parque encontrarán restaurantes donde comer y comprar bebidas que creánme, las necesitarán.