asia

Anhui, China

Para mi, esta fué la mejor parte de nuestro viaje porque la idea que yo tenía de China la vine a realizar aqui y los sitios que visitamos me dejaron con ganas de regresar a esta hermosa nación. Anhui es una de las regiones que te pueden capturar completamente si te gusta visitar zonas rurales. Esta zona es un poco menos turística como pueden ser las zonas del sur (Guangxi, Guangdong, etc.).

Nuestra meta principal era Tunxí para dejar maletas y recorrer los pueblitos cercanos y sobre todo movernos a nuestra meta más esperada que era la Montaña Amarilla (Huangshan). Para llegar ahí reservamos un Soft Sleeper en el tren de Suzhou a Tunxi, el viaje dura unas 10hrs y el precio del ticket es de unos 35-40€ p/persona. El Soft Sleeper es una cabina de tren con 4 camas (dos abajo y dos arriba) y es suficientemente cómoda para dormir toda la noche (o al menos lo fué para nosotros que como siempre acabamos muertos de cansancio por las noches).

Al llegar a Tunxí fuimos abordados por una serie de choferes que hacen de guía y luego de dos minutos de regateo (yo todavía estaba muy verde en esta cuestión) nos decidimos por una chica que se presentó como Jane y que por 800¥ (100€ más o menos) nos llevó a todos los lugares/pueblos que quisimos a la hora que quisimos y estuvo siempre disponible para todo durante todos los días que estuvimos en Anhui. Sé que regateando se podría haber pagado menos, pero no me arrepiento en lo más mínimo porque habernos movido por nosotros mismos en una región donde no solo no hablan inglés sino que el dialecto manda al diablo las dos o tres palabras que pudiste haberte aprendido en mandarín hubiera sido un gran inconveniente en los momentos de gran necesidad (como cuando te cae la noche y no sabes donde dormir). Yo les recomiendo mucho de contratar una guía si van a este lugar, cuestan poco y se sentirán más seguros en todo momento.

IMPORTANTE

Yo no tengo el contacto de Jane, por favor no me manden emails preguntándome porque no podré ayudarlos.

Vimos mucho en Anhui y nos cansamos como nunca nos hemos cansado en nuestras vidas, voy a tratar de ser breve porque son muchos sitios y muchas fotos así que tengan un poco de paciencia.

Chengkan

Conociendo la vida rural

Chengkan, China

Chengkan está muy cerca de Tunxí y es uno de los muchos pueblitos antiguos que hay en la región, el ticket de entrada es de unos 80¥ por persona y da derecho a visitar los diferentes puntos de interés que hay al interno del pueblito (residencias y templos por ejemplo), impreso en el ticket mismo hay un pequeño mapa que resalta los puntos a visitar y como se conforma el lugar. Se puede visitar todo en unas dos horas y pasar al siguiente pueblo o regresar al hotel, dependiendo de cuan cansados estén.

Chengkan, China
Chengkan, China

En Chengkan nos perdimos… luego de visitar un par de los puntos de interés, a Max y a mi se nos ocurrió que podríamos “perdernos” por las callecitas buscando cosas interesantes que fotografiar y bueno…los deseos se cumplen. Debo como sea hacer notar que en ningún momento nos sentimos inseguros o con miedo, si bien no sabíamos donde era la salida (Jane nos esperaba en el carro a la entrada del pueblo) la verdad es que difrutamos mucho caminando por el lugar y viendo como vive la gente de ahí.

Nos llamó mucho la atención ver a los chicos del lugar (o quizás de zonas vecinas) pintando oléos en las calles, más adelante nos dimos cuenta de que es una actividad bastante usual en la región.

Estén preparados. El lugar apesta a mierda de vaca (literalmente) y las condiciones de salubridad no son lo mejor del mundo, pero estamos hablando que es una zona rural, de acuerdo?. El pueblo tiene su encanto.

Chengkan

Chengkan, China

Chengkan

Huangshan

Yellow Mountain

Huangshan (yellow mountain)

Visitar Huangshan fué desde el inicio de nuestro viaje mi meta principal y no veía la hora de que comenzara la aventura. La montaña es meta turistíca de grandes y pequeños y solo los más osados (y en buena forma física) se atreven a subirla caminando. El camino no es díficil y se puede hacer incluso con tenis (zapatillas de deporte) o en su defecto unos buenos zapatos de trekking son una muy buena opción.

Para acceder a la montaña primero hay que tomar un autobús (13-15¥) en un pueblo llamado Tangkou que los llevará a la entrada misma donde decidirán si subir la montaña a pié o en teleférico. En cualquiera de los dos casos hay que pagar una entrada de 230-250¥ (30€ mas o menos) + el tele (sobre los 60¥) por persona.

Hay varios sentieros que llevan a la cima de la montaña y nosotros al saber que no estábamos en condiciones de subirla a pié nos decidimos por hacerlo con uno de los varios teleféricos disponibles (Taiping). Cabe mencionar que si bien se puede subir con el tele no está dicho que ya la tienes resuelta puesto que el cable llega solo a un cierto punto, luego de ahí toca subir a pié varios kilómetros (dependiendo del tele que tomen), pero bueno, para quienes no están acostumbrados a este tipo de actividad (como nosotros) el tele es la mejor opción.

El camino es en realidad una serie de escalones que suben y bajan en diferentes partes de la montaña y que dependiendo de la hora (o la fecha en que se visita) se pueden encontrar super traficados de turistas (en su mayoría del país) y con cero indicaciones en inglés. El estar muy traficado de turistas no es garantía de no perderse puesto que muchos lo que están haciendo es paseando por las diferentes vetas que se encuentran en la montaña, por ello, aqui un tip MUY útil: Sigan (o pregunten) a los cargadores de mercancía que encontrarán a lo largo del camino.
Huangshan (yellow mountain)
La cosa mejor de hacer cuando se tienen planes de subir la montaña es de empezar a subirla temprano por la mañana y llevarla a su ritmo si la suben a pié, luego tener ya una habitación reservada en los varios hoteles que se encuentran en la cima, descansar si se desea y luego hacer alguna excursión a alguna de las vetas cercanas. Irse a dormir temprano para despertarse antes del alba y ver la salida del sol en lo alto. Es por esto mayormente que se va a dicha montaña, el espectáculo del mar de nubes, sol y naturaleza que brinda el panorama es algo por lo cual vale la pena la subida.
Huangshan (yellow mountain)

Nosotros subimos con el tele y luego de ahí al hotel subimos caminando lentamente y parándonos (o debo decir -parándome-) cada 5 minutos a tomar fotos. Habíamos reservado una cama en una habitación que albergaba 6 camas. Hombres y mujeres duermen separados en estos casos y si debo ser sincera me arrepentí enormemente haber querido ahorrarme unos euros y no haber tomado una habitación solo para mi y mi marido, pero luego de haber visto los precios (unos 100€ por noche en habitación doble) la verdad es que se me hizo caro por un hotel de….2 estrellas? En todo caso, había un baño en cada habitación y luego de darme una ducha y de cenar unos crackets y un té de jazmín (Max se portó valiente y se comió una sopa instantánea jaja) me dormí profundamente.

Me desperté antes de las 4am y ya Max estaba esperándome afuera, luego de desayunar galletas y café nos dispusimos a subir los 2-3km que habían del hotel al mirador. Desafortunadamente el día decidió de comportarse mal con nosotros y no nos regaló el tan ansiado mar de nubes, el sol no quiso salir inmediatamente y solo lo hizo cuando estábamos bajando, aún así, el espectáculo fué hermoso.

Huangshan (yellow mountain)

Tangmo

Para relajarse

IMG_7900

Tangmo es otro pueblito antiguo en el que hay que pagar la entrada para visitarlo (unos 60¥), había muy pocos turistas y el pueblo no nos impresionó tanto como Chengka, aún así nos gustó y difrutamos del paseo que hicimos por el lugar visitando un puente antiguo cubierto muy lindo (Gaoyang) con su casa de té, los diferentes laboratorios de caligrafía, negocios de souvenirs y otras cosas.

IMG_7922

IMG_7926

IMG_7910

IMG_7907

IMG_7903

IMG_7902

IMG_7897

IMG_7894

IMG_7892

IMG_7890

Tal como en Chengka, cuentas con un mapa pequeñito en el ticket que te señala los puntos de interés a visitar y si se desea se puede dormir en el pueblo por tan solo unos pocos yuans, pero no se los recomiendo mucho porque la gente del lugar es un poco desconfiada de los turistas occidentales y encontrar un lugar para dormir puede resultar un poco díficil.[/accordion_tab]

Shexian

Shexian

Estuvimos en Shexian solo unas pocas horas, el lugar no nos inspiró mucho y solo fuimos porque teníamos una tarde libre en la que no sabíamos que hacer. La ciudad vieja está rodeada de un muro y para entrar obviamente hay que pagar un ticket, pero no entramos porque no nos daban ganas de ver los enésimos negocios de souvenirs y además era ya un poco tarde.

Lo que hicimos fué subir al muro (la entrada es gratis) y dar un paseo tranquilo admirando la ciudad desde lo alto. No puedo decir que recomiendo visitar este lugar sino es para pasar una tarde en la que no se tiene otra cosa que hacer.

IMG_7932

Mukeng

La Foresta de Bambú

Bamboo forest China

Visitar la foresta de Bambú era otra de nuestras metas esperadas en esta parte del viaje y debo decir que no nos desilucionó en lo más mínimo. Para llegar a Mukeng es necesario un medio de transporte de Tunxi, en nuestro caso contábamos con Jane que puntualmente nos esperaba en la puerta de nuestro hotel a las 7am.

Por el camino se pueden admirar las plantaciones de té, que como nos explicaba Jane son numerosas dada la importancia de la zona en la producción del mismo.

tea camp anhui

La foresta de bambú (ticket 40¥) se encuentra apenas afuera del publito de Mukeng y es famosa porque aqui se rodaron las escenas de la lucha en la foresta del film El Tigre y El Dragón. Yo me esperaba encontrar el lugar con las clásicas hordas de turistas pero sorprendentemente no fué así. El lugar estaba en una quietud total y a excepción de un grupo de tres personas adelante de nosotros, hicimos el paseo casi completamente solos.

El paseo comienza subiendo unas escaleras de cemento (como las de la montaña) mismas que después de convierten en escaleras de madera, la subida es bastante empinada pero si subes poco a poco (como hago siempre yo) es bastante digerible y no tan cansada. Toda esta subida se hace rodeados de bambús hermosos y con un verde que te quita el aliento. Una vez llegando a lo alto se puede admirar el paisaje a los piés que es muy hermoso. Todo el paseo lo hicimos en 3hrs.
Bamboo forest China

Bamboo forest China

También, llegando a lo alto se tienen dos opciones para bajar. La primera y que yo quise hacer pero que al final me desanimé (no por miedo, es que de verdad el paisaje es muy lindo y se quieren explorar hasta los más mínimos recovecos) es la de usar la Flying Fox que es una especie de silla donde te sientas y bajas a travéz de una cuerda unos 50mt de altura, la bajada dura muy poco (ni siquiera un minuto) y cuesta casi lo mismo que el ticket de entrada, pero por los gritos de júbilo que rompían el silencio de la foresta debo decir que parecía bastante divertido.

Bamboo forest China

La segunda opción es la de bajar obviamente a pié y esa fué la que escogimos nosotros. Al no haber por ninguna parte indicaciones en inglés (que no es nada raro) en un momento dado no supimos donde continuaba el camino de bajada y nos fuimos a meter al pueblito de Mukeng, que de cualquier manera teníamos pensado en visitar.

Dicho pueblito no tiene nada en particular y si no es para hacerse un par de fotos la verdad es que no le veo mucho el caso de visitarlo. Notamos que había un restaurante e incluso una oficina de turismo! pero luego de darnos de bruces con la cruda realidad de que es imposible comunicarse por esas partes (los de la oficina, adivinen…no hablaban inglés) emprendimos de regreso nuestra búsqueda del camino de bajada.

Luego de dar vueltas y más vueltas -debo llamarlas más bien subidas y más subidas porque el pueblo está a las faldas de una montaña y las casas están cada una en un piso diferente, así que bajas 30 escalones y luego tienes que subir otros tantos para ir a otra parte- encontramos por fin el camino de bajada.

Max como siempre me provocaba carcajas abiertas diciéndome que mira si no acabaríamos devorados por un panda ahí en medio de la foresta y es que de verdad erámos los únicos que se habían perdido y rondaban desorientados por estrechos de caminos en los que se veía que nadie había puesto pié en años, como sea, llegamos felices y cansados a la entrada donde como siempre, nos esperaba nuestra guía con una sonrisa. Ahora que lo pienso…¿porqué no le dijimos a Jane que viniera con nosotros!? bah….

Mukeng China

Hongcun

El Tigre y el Dragón

Mukeng China

Hongcun es lo que se dice un verdadero pueblo turístico, la cantidad de turistas que encontrarán en este lugar le quitarán mucho encanto pero no se preocupen, el pueblo da mucho para disfrutarlo plenamente. Fué aqui donde se filmó El Tigre y El Dragón, a nosotros no dió la impresión de que en China basta que se haya filmado algo en alguna parte para que ello automáticamente atraiga cantidades industriales de turismo, bien por ellos, pero los precios se multiplican y lo dejan a uno con un mal sabor de boca algunas veces. La entrada al pueblo es de unos 150¥ pp pero ojo, que no es lo único en lo que se gasta ya que dentro del pueblo -como en todos los demás que visitamos- hay muchos negocios de souvenirs que pueden dejar tu bolsillo temblando.

Chinese old lady

Mukeng China

Ahora voy a decir algo que nunca pensé en decir y es que normalmente en nuestros viajes las compras las dejamos para el penúltimo o último día, en China fué un grave error puesto que habiendo visitado tantos lugares y en diferentes regiones, la cosa más inteligente de hacer era de comprar lo que me atrajera en los diferentes puntos, cosa que no hice y de la cual me arrepentí más adelante. Bueno, pues aqui en Hongcun hay unos negocios que venden zapatos de tela (tipo cholasver esta foto-) con unos diseños encantadores y de los cuales no me compré ni un par porque pensé que de todos modos más adelante los encontraría. No fué así y aún ahora lloro solo de acordarme que bonitos eran y que tonta fuí al no comprármelos. Si te gustan este tipo de zapatos y visitas Hongcun, comprálos! no son para nada como los que venden en los negocios chinos de tu ciudad, estos se ven mucho más bien hechos y el material es de una calidad diferente (o al menos esa fué mi impresión).

IMG_8082

IMG_8054

Hongcun tiene una historia encantadora y la particularidad con que está construido el pueblo es lo que lo hace tan ser tan visitado. A continuación un extracto de Wikipedia:

El pueblo en su conjunto tiene forma de buey la colina de Leigand, situada en el extremo oeste del pueblo, representa la cabeza y los dos árboles que ahí se encuentran los cuernos del animal; cuatro puentes sobre el arroyo Jiyin recuerdan las cuatro patas mientras que las casas del pueblo forman el cuerpo. Los meandros del arroyo que cruza el pueblo simulan los intestinos mientras que los lagos representan el estómago del animal.

Mukeng China

IMG_8018

Mukeng China

IMG_8034

IMG_8022

IMG_8066

Tunxi

La Base

Tunxi Lao Jie

 

Nuestra guía Jane se reveló un verdadero tesoro, no solo nos consiguió un hotel bonito, limpio y muy barato en una posición muy buena, sino que nos sugirió de comer en sitios deliciosos.

Nuestro hotel estaba en una de las entradas principales de Lao Jie (calle vieja) en Tunxi, la cual es muy grande y está siempre rebosante de turistas y por la noche es una calle que da vida a la ciudad. Con sus múltiples restaurantes, cafés, bares y negocios de souvenirs puedo decir que no te aburrirás en absoluto. Se pudiera pensar que con todo el caos no se logra dormir, sin embargo las habitaciones (o al menos la que nos tocó a nosotros) están muy bien isoladas y por primera vez en el viaje pudimos dormir en un colchón blando y no en los clásicos colchones duros que se usan en la mayor parte de los hoteles. El precio de la habitación no superaba los 30€ por noche.

En la montaña ya conté que dormimos en una habitación común (separados) y solo quería mencionar que es importante que reserven antes de subir la montaña (de preferencia días o semanas antes) ya que se pueden encontrar con que los hoteles están llenos y les queda solo la opción de dormir en una tienda de campaña afuera del hotel. De cualquier manera, cuando nosotros fuimos estaban construyendo un hotel nuevo y vista la velocidad de los chinos a botar y reconstruir edificios pienso que a estas alturas ya habrán terminado.

Para comer, como ya mencionado, Jane nos sugería siempre lugares limpios y donde se comía bien, uno en particular nos gustó mucho: Estaba en la parte opuesta de nuestro hotel (es decir, en la otra entrada de la calle). Los platillos están siempre disponibles para verlos en una especie de bancos de comida rápida y cada uno tiene un número, al entrar los muy ocupados meseros te dan una especie de comanda donde puedes escribir el número de platillo que deseas ordenar (normalmente de 4-5 platos), luego esperas sentado en una banca y el mesero te lleva después a tu mesa, le das la comanda y poco después llega tu comida. Yo estoy segura de que nos saltamos un paso y teníamos que pagar antes de sentarnos a la mesa, pero vista nuestra condición de turistas occidentales a los del lugar no les quedó otra que cobrarnos cuando terminamos de comer. Los diferentes tipos de Jiaozi (raviolis) son estupendos.

Aparte de Lao Jie no visitamos la ciudad para nada, los diferentes pueblos y la montaña eran nuestras únicas metas deseadas y una vez visitadas nos despedimos de la zona (y de Jane) con mucho pesar.

Save

Save

Save

Save

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply