Este año la navidad se visualizaba para mi de dos maneras: La primera y más feliz con el cierre de un proyecto que Max y yo traíamos entre manos y que se nos hizo humo. Cosas que pasan.
La segunda, sin el mentado proyecto pero igual de felices porque este año ha sido muy productivo. Estamos juntos y contentos, con salud y con mil cosas y proyectos nuevos que todos los días platicamos, moldeamos y esperamos que un día vean la luz.

En pocas palabras: Tenemos mucho por el cual estar agradecidos con la vida.

Amargarnos con lo que no tenemos o dejamos de tener no es algo de lo que estemos acostumbrados a hacer uso. Somos más bien una pareja que vive la vida como viene, luchamos cuando se puede y otras tantas simplemente nos dejamos llevar por la corriente porque nos damos cuenta de que no importa cuanto pataleemos, mordamos, arañemos y lloremos: Hay cosas que simplemente no dependen de nosotros.

No niego que hay días en los al improviso nos llegan los problemas y nos machacan hasta dejarnos extenuados en el piso sin ganas de alzarnos. Ese tipo de problemas que cuando te tocan no puedes dejar de preguntar: ¿Por qué a mi?
Pero es entonces que no nos queda otra que lamernos las heridas mutuamente y poco a poco alzarnos de nuevo, el que en ese momento se siente más fuerte le da la mano al otro para levantarlo y así logramos salir adelante.

A veces pienso que esos días de lucha, de temores, de rabias hacia con todo y todos son los que nos hacen más fuertes y nos dan las ganas de seguir viviendo, luchando, disfrutando, riendo, llorando. Pero vivos.
Por esas y más cosas, agradezco el estar aqui, el ser parte de algo, el tener una familia, el ser feliz.
Y cuando las amarguras son muchas o vienen en dosis que nos dejan tembleques, enciendo el horno, preparo masas, bato glasas y horneo con cariño, para mi, para mi familia, para los que amo. Porque lo hemos dicho tantas veces: Hay que endulzarse la vida de vez en cuando.

Cupcakes de limón y coco con glasa de mascarpone {10 cupcakes}

  • 225grs de harina 00
  • 1 cdita de polvos para hornear
  • 1 pizca de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 135grs de azúcar
  • 120grs de mantequilla derretida
  • 1 taza de leche entera
  • 2 huevos pequeños
  • 40grs de coco rayado (sin azúcar)
  • jugo y rayadura de 1 limón

Calentar el horno a 175°.
Cernir la harina y ponerla junto con todos los ingredientes secos en un contenedor grande. Mezclar muy bien.
En otro contenedor poner todos los ingredientes húmedos menos el jugo del limón (leche, mantequilla y huevos) y batir con las varillas manualmente.

Agregar los líquidos en el contenedor con la harina y batir suavemente hasta obtener una masa completamente homogénea (2min bastan). Agregar el jugo del limón e incorporar bien.

Llenar 10 moldes para muffins y hornear por 25min aprox.
Sacar del horno y dejar enfríar completamente.

Glasa de mascarpone {frosting}

  • 250grs de mascarpone
  • 100grs de azúcar glass
  • 3 cditas de leche.

Batir todos los ingredientes hasta obtener una crema consistente, lisa y sin grumos. Decorar usando la manga y la punta de su preferencia.
Y bueno, yo espero que en estas fechas la red se llene de recetas para navidad, de galletas, cupcakes, cosas dulces y saladas, muffins, panes, pasteles, tartas, y tantas cosas ricas para compartir. Que los hornos se desperezen de su hibernación veranil y que trabajen a todo motor llenándonos la casa de perfumes de vainilla, canela, jenjibre, especias y levadura. Y que nuestros blogs se llenen de fotos lindas que nos inspiren y nos den ánimos para comenzar el próximo año cargados de energias y buenas vibras.
En suma, yo ya me siento muy navideña (y mi blog también! ya vieron la cabecera?) ¿Y ustedes?.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.