¿Qué puede haber de más fresco que un vaso de agua de limón y chia? Esta bebida tiene mucho significado para mi, es parte de mis raíces y me trae recuerdos muy lindos de mi niñez cuando visitábamos la paletería (para quienes no son mexicanos, una paletería es un expendio de helados, paletas y aguas frescas) y nos pedíamos sendos vasos de agua de limón con chia o paletas.

La chia es una semilla muy usada en México, se usa principalmente para agregarla a bebidas pero también hay dulces preparados con esta, por ejemplo el prehispánico Pinole. Las propiedades de la chia son muchas y en sí es una semilla muy versátil. Aquí en Italia no es muy fácil encontrarla y -como todo producto de importación- es cara, pero vale la pena porque es muy rendidora.

Esta agua fresca que les traigo a continuación es de una simpleza de dar gusto, pruébenla, les aseguro que será el éxito de mesa este verano.

Agua fresca de limón y chia

  • 1 lt de agua a temperatura ambiente
  • 3 limones grandes
  • 1 cda. De semillas de chia
  • Azúcar morena
  • hielos

En una jarra poner el agua (es importante que sea a temperatura ambiente para que se deshaga bien el azúcar), agregar el jugo de 2 1/2 limones y endulzar al gusto. La cantidad limones son a mi gusto, si a ustedes les gusta la limonada más intensa de sabor bastará agregar uno o dos limones más.

Agregar la chia a lluvia (si la agregan de una tirada se corre el riesgo que se apelmaze) mientras mezclan con un cucharón. Agregar el limón restante cortado en rodajas y mezclar bien. Poner en el refrigerador de 1 a 2 horas.

Servir en vasos con mucho hielo picado.

Author: Maricruz

Fotógrafa inventada y foodie por casualidad. Viajera curiosa y adoradora incondicional de los gatos. Vivo, respiro y me harto de cappuccinos (mi vicio!) en Roma, Italia.